Un buen fin de vacaciones...


Ya se terminó nuestra semana de vacaciones. Qué corta se ha hecho, apuf…

Nos hemos relajado, hemos dormido como troncos y leído como posesos. Todo estupendo, hasta ayer.

Como ya sabéis, tuve un “susto” en el embarazo y me mandaron guardar reposo. Teníamos que hacer un par de chapucillas en casa y como yo no podía ayudar a mi chico, les pidió ayuda a sus padres.

Hemos estado una temporada laaaarga en buenos términos con ellos. Respetaban nuestro espacio y nuestras decisiones y había buen ambiente. No nos podíamos quejar. Y nos han ayudado cuando se lo hemos pedido.

Pero yo sabía que en algún momento saltaría la liebre. Por que sí, por que me conozco el percal.

Puede parecer una tontería, pero mi casa es mi hogar, mi refugio, mi espacio. Y no me gusta que entren en ella cuando yo no estoy. Y menos, que no me digan que han entrado. Me parece irrespetuoso.

Por que ayer, al volver a casa, nos encontramos con ropa planchada (quedaban 4 cosas en el cubo de la ropa sucia), arreglillos hechos y cosas cambiadas de sitio.

Después de que ayudaran a P en lo que hizo falta, antes de marcharnos de vacaciones, se les dejó claro que ya no era necesario que fueran a casa a hacer nada, que estaba todo hecho. Y no hubo ningún problema “Sí, sí, no te preocupes”

Y nos encontramos esto. Que sí, que la intención es ayudar y es algo que no ponemos en duda. Pero lo que está muy feo es entrar en una casa en la que te han dicho que ya no hace falta y encima, no decir ni esta boca es mía. Creían que no íbamos a darnos cuenta?

Lo peor no es eso. P los llamó anoche para decirles, oye, que ya os dije que no teníais que venir más y menos, no decir que habéis estado cuando nosotros no estábamos en toda la semana. Lo dijo de buenas maneras. Pero mi suegro se puso como los locos, “No agradeces nada, encima que tu madre lo hace por ayudar. No te preocupes que no vuelve a pisar tu casa” O.O  WTF!!??

A cuadros nos quedamos. Que se enfaden ellos por haber entrado en mi casa sin permiso y sin decir nada y hasta ordenen el cajón de la ropa interior de mi marido… No tengo palabras, en serio.

Además de que, ahora mismo, lo que menos necesito son estos dramas absurdos y fuera de lugar. Necesito tranquilidad a mi alrededor y dormir 4 horas “gracias” a este despliegue de dramaqueenismo, no puede considerarse como tal.

Llamadme quisquillosa si queréis, pero me parece fatal esa total falta de respeto hacia la intimidad de otra casa. Por mucho que sea su hijo. 


5 La gente ha dicho...:

Confused dijo...

Supongo que es que a los padres les cuesta dejar de ser padres, y ellos no lo habrán visto como una intromisión sino como ganas de ayudar. Obviamente no tiene sentido que se hayan cogido un rebote...se les pasará, y tu no te preocupes y estate tranquila que es lo que necesitas.

Saludos y espero que vaya todo bien!

Yamane dijo...

De quisquillosa nada. Me parece una falta de respeto tremenda. Y encima no decir que han ido.

Vamos, yo es que no me imagino a mi padre o a mis suegros entrando sin avisar, a menos que sea una emergencia o se lo hayamos pedido. Y cuando han venido ha sido para lo que tenian que hacer, nada de hurgar en cajones o armarios.

No te agobies, porque ellos no tienen la razón.

Un beso gordo :****

Burbuja dijo...

Confused: Es que en este caso, no es la primera vez que tenemos problemas con ellos. Pero ya hacía mucho tiempo que no se pasaban y creíamos que habían entendido que en nuestra casa no pueden hacer lo que a ellos les parezca. Y menos, sin pedir permiso.
Son personas que si les dices a todo que sí, estupendo, pero si haces las cosas a tu manera, se mosquean por que no las hacemos como a ellos les gustaría. Eso es lo malo.

Yamane: gracias por tu apoyo guapi. Hay momentos en los que llegamos a pensar que el problema lo tenemos nosotros y que no es para tanto. Pero luego nos damos cuenta de que no, que son ellos lo que han hecho mal por mucho que se enfaden y se indignen.

Un besote gordo!! :***

Zanawsina dijo...

No, no es de recibo. Yo tenía miedo de que se metieran en mi casa todo el rato y me organizaran las historias, sobre todo cuando nos venimos a esta casa. Pero en absoluto.

Hoy han hecho la primera visita para ver la cocina nueva, el sofá y las cortinas y mi suegra no ha bebido ni un sorbo.

Estoy alucinada con los míos y mira que hacen lo que a todos nos parece lógico. No es de recibo que se metan en tu casa a organizarla, estás en todo tu derecho de ponerte como una fiera a defenderla. Desde aquí, sólo te puedo dar ánimos.

Burbuja dijo...

Zana: gracias, en serio. Siempre he respetado el espacio de los demás, así que me gusta que respeten el mío. Por muchas ganas de ayudar que tengan, las cosas no se hacen así.

Estamos pasando de todo y dando tiempo y espacio. Lo mejor que podemos hacer es ir a nuestra marcha y no prestar atención a este tipo de tonterías (es lo que menos necesito ahora mismo)

Un besazo!

Publicar un comentario

Porque tú también tienes tu burbuja...